De la hegemonía romana a un pronóstico imposible: pasado e inmediato futuro de la Coppa Italia

Aún estamos de resaca por el espectáculo del WiZink Center, pero este fin de semana (22-25 marzo) ya llega la edición XXXIII de la Coppa Italia. Con un formato similar al de la Copa de España, los mejores equipos de la ronda de ida de Serie A se contenderán en Pesaro uno de los grandes trofeos del calcio a 5 transalpino. Antes de presentaros los participantes de este año, os contaremos un par de anécdotas sobre el pasado de la competición.

Cuando la Copa salió de Roma

La primera Coppa Italia se jugó en 1986. Los primeros diez años fueron marcados por victorias de equipos de Roma, de hecho el lugar de nacimiento del calcetto, como se solía llamar el deporte en aquella época (ahora se prefiere calcio a 5 o el típico “futsal”). Entre 1991 y 1995, la Torrino (con dos ‘r’) ganó 5 copas consecutivas, récord aún de igualar.

En 1996 llegó el primer triunfo de un conjunto con sede fuera de la capital. Ese año, el Torino (ahora sí, con una ‘r’) venció a BNL Roma en una final de ida y vuelta, con el resultado de 5-4 tanto en Turín como en la Ciudad Eterna. Os dejamos unas imágenes del partido de vuelta:

Las locuras del Prato

El formato de la Final Eight llegó en 2004. En los dos años anteriores, se jugaron dos finales increíbles por razones muy diferentes. El histórico Prato de un tal Jesús Velasco fue protagonista en ambas.

En la final de 2002, el Prato ganó como anfitrión su primera copa en un vibrante encuentro, también contra la BNL Roma. Tras empatar 2-2 en los tiempos reglamentarios, el partido se fue a la prórroga. En aquel entonces, valía la cruel regla del gol de oro. Andrea Bearzi, único italiano no nacionalizado en jugar en la LNFS (Zaragoza, temporada 2004-2005), metió el gol del triunfo toscano en el minuto 43.

Bearzi también había marcado el gol del 2-2. ¿Sabéis quién fue el autor del momentáneo 1-2 para la BNL Roma? Una ayuda: ahora es entrenador. Posiblemente uno de los mejores, si no el mejor del mundo. Para la respuesta, ir al minuto 03:54 del video.

El año siguiente, el Prato se encontró como rival a la Lazio, anfitriona del torneo. La final se jugó en dos partidos, pero no por ser un partido de ida y vuelta. Fue el Juez Deportivo, homólogo del Juez Único español, que impuso la repetición del encuentro, que inicialmente terminó con la victoria de la Lazio por 3-2. ¿El motivo? Pues, como se lee en el comunicado, por varias acciones deliberadas de miembros del club de casa al fin de interrumpir jugadas ofensivas del Prato. El informe arbitral habla de zancadillas con la mopa para secar el sudor y de balones tirados voluntariamente en la pista, además de insultos y actos intimidatorios contra árbitros y rivales.

Foto de equipo del Furpile Prato, temporada 2001-2002 (Imagen: allenarenelcalcioa5.it)

La repetición se jugó en campo neutro, en Pescara. No se encuentran imágenes del partido, pero se supone que hubo algo de tensión… La Lazio ganó definitivamente 6-5 en la prórroga tras empatar 4-4 en los 40 minutos (sin gol de oro). El Prato acabó con tres jugadores expulsados.

Un salto al 2018: una edición sin favoritos

Este año nos espera una de las Copas más equilibradas que nunca. Según la clasificación, los favoritos parecen Acqua&Sapone, Luparense y Dosson, líder y absoluta sorpresa de esta liga (el año pasado se salvó en los playout en su primera temporada en Serie A). Estos tres se han alternado en el liderato en las últimas semanas, ocupando tres plazas con la mínima distancia (de momento, Dosson 50 puntos, Acqua&Sapone y Luparense 49).

A pesar de esto, ¿cómo no olvidarse de la cuarta cabeza de serie? La plantilla del Napoli de Tiago Polido está repleta de estrellas. Del portero Carlos Espindola al pichichi Alessandro Patias (24 goles en la liga), el conjunto partenopeo tiene todas las cartas para llevarse el trofeo.

¿Y qué decir del Kaos Reggio Emilia de Juanlu Alonso? Los granotas sólo perdieron 2 de los últimos 18 partidos de liga. Si no fuera por la sanción por el caso de pasaportes falsos, ocuparían la quinta plaza, a un punto de distancia del Napoli.

El Pescara celebrando la victoria en la Copa de 2017 (Imagen: Cassella/Divisione Calcio a 5 vía www.contra-ataque.it).

El Pesaro, anfitrión, es debutante tanto en la liga como en la Copa, pero es un equipo muy ambicioso. En la presente campaña ya ha sido capaz de ganar a muchos de sus directos rivales para el torneo, incluido el Acqua&Sapone, con el cual disputará el cuarto de final.

El Pescara ganó los últimos dos torneos, pero está viviendo una temporada muy difícil. Plagado de lesiones y sanciones (la más reciente, la de Mati Rosa de un año por el mismo caso de pasaportes), a los ‘delfines’ hasta le está costando mantener las posiciones de playoff. A pesar de todo, el Pescara nunca es de subestimar, en particular con un ‘Titi’ Borruto que está en un gran momento.

Por último, el Latina llega a la Copa con la peor situación en la tabla, afuera de la zona playoff por dos puntos. Con siete derrotas en ocho partidos entre diciembre y febrero, se encontró involucrado en la lucha para evitar el playout. Sin embargo, tras el abrumador 14-4 sufrido en casa del Pescara, el conjunto de Hugo Bernárdez levantó la cabeza y sacó puntos en las últimas cuatro jornadas. Entre ellas, se incluyen las victorias con el Napoli y a domicilio del Dosson.

Como podéis ver, no veo ningún favorito claro. Ya veremos que pasa. Os dejo el cuadro completo aquí abajo. Los cuartos se jugarán todos durante la jornada del jueves 22, y se retransmitirán en streaming. Os espero!

Agradecemos la ayuda de Valerio Scalabrelli (@ScalabroFS), entrenador italiano, para la realización de este artículo.

El cuadro de la Coppa Italia 2018 (Imagen: Twitter – @DivCalcio5).

Autor: Emanuele R. (en twitter: @eman_risso)

Imágen destacada: www.kaosfutsal.it

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Coméntalo! ;)