Historia del Montesilvano, única alegría italiana en Futsal Cup

La España del fútbol sala domina el palmarés tanto a nivel de selecciones como de clubes. Con 8 títulos repartidos entre Inter (4), Castellón y Barcelona (2 cada uno), los equipos ibéricos triunfaron en mitad de las 16 ediciones de la UEFA Futsal Cup que se han disputado hasta hoy. Rusia con 3 títulos ocupa la segunda plaza y los 2 de Kairat representan a Kazajistán en tercera posición. Con una copa cada uno, cerran la lista Charleroi (Bélgica), el Sporting de Portugal y el Montesilvano italiano. Os contaremos la historia del único club transalpino finalista, y único ganador, de la competición.

El primer Pescara

En aquel entonces, el Montesilvano era uno de los ‘grandes’ del futsal italiano, un status que se había ganado gracias a la continuidad de los resultados.

Aunque nació como Pescara C5 en 1984, no tiene nada que ver con el club que acaba de retirarse de la Serie A. Debutó en la primera división italiana en 1993 como Polisportiva Virtus Pescara. En 2003 cambió el nombre en Montesilvano, tras el cambio de ciudad. En esos diez años mantuvo siempre la categoría. Vivió un descenso en 2002, pero fue repescado.

El primer título fue en 2007, con la victoria en Copa Italia. En 2010 llegó el Scudetto, que los clasificó a la UEFA Futsal Cup.

Los héroes de Almaty

El camino en la máxima competición europea rozó la perfección. 3 victorias de 3 en la Ronda Principal, 2 victorias y un empate en la Ronda Elite. En la semifinal de Final Four (con Benfica, Sporting y Kairat) llegaba como cenicienta. El Montesilvano, sin embargo, tenía una plantilla de estrellas. Mammarella, Cuzzolino, Borruto, Foglia, Rogerio eran sólo una parte del conjunto de Fulvio Colini.

La semifinal: 3-0 al vigente campeón

Los primeros minutos de la Final Four, con los campeones de 2010 de Benfica, no fueron fáciles. Los de Colini llegaron a la quinta falta en 5’33’’. A pesar del constante riesgo de regalar un doble penalti, el Montesilvano mantuvo su gran organización en la pista. El primer verdadero peligro para Mammarella sólo llegó en el minuto 15’52’’ con un punterazo de Gonçalo. 18 segundos antes de la pausa, los italianos cometieron la sexta falta, pero Queiros mandó el balón al palo.

El 1-0 de Montesilvano lo marcó Cuzzolino en la segunda parte, con una fantástica asistencia de Rogerio con la suela. Diece primero golpeó el travesaño para el Benfica, luegó provocó la quinta de los italianos. En el siguiente tiro libre, el mismo Diece sirvió Joel Queiros, al cual se opuso un gran Mammarella. En el minuto 14’57”, Caputo desató un contraataque en la banda derecha y sirvió Borruto para el 2-0. El Benfica buscó la remontada con el portero jugador, pero Mammarella aprovechó la puerta vacía y anotó el defintivo 3-0.

La final perfecta

En la final los esperaba otro portugués, el Sporting de Cardinal, Leitao, Pedro Cary y Joao Matos. Además, Colini jugaba con la baja de Rogerio, sancionado. Pedro Cary golpeó el palo tras 48 segundos. Pasaron otros diez y el Montesilvano anotó el 1-0 con Garcias, que estaba sólo en el área en un córner de Marcio Forte.

En el minuto 07’08”, Adriano Foglia metió el 2-0. Tres minutos después, firmó el doblete con un remate bajo desde una posición difícil. El 4-0 fue obra de Calderolli, que finalizó un contraataque de Garcias 8 segundos antes de la pausa. En la segunda parte, Cuzzolino realizó un penalti para el 5-0. El Sporting empezó a jugar de cinco y finalmente encontró dos goles de Leitao, pero el 5-2 llegó demasiado tarde.

La ilusión duró poco

El triunfo en la UEFA pareció marcar el rumbo hacia un futuro exitoso para el futsal italiano, pero tan sólo dos años después, empezaron los problemas económicos para el club.

En 2013, una “media fusión” hizo que el Acqua&Sapone mudara a Montesilvano. El conjunto campeón de Europa renunció a inscribirse a la Serie A y volvió a la Serie B, la tercera categoría. Las grandes estrellas, como Mammarella, Cuzzolino y Calderolli, ficharon para el Acqua&Sapone. También llegó Borruto, que volvía de media temporada en Inter Movistar.

El nuevo Montesilvano volvió a la Serie A en apenas dos temporadas, pero duró sólo un año. En 2016 hubo la segunda renuncia, con iscripción a la Serie B. El año después, la disolución definitiva.

La tradición futsalera en la ciudad de Montesilvano se mantiene gracias a la sección femenina, club independiente desde 2013. Las chicas siguen en el top del futsal italiano, con un Scudetto, una Supercopa y una Copa de Italia ganados en las últimas 3 temporadas.

Montesilvano, Marca, Pescara… La triste fin del único equipo italiano campeón de Europa es uno de los muchos, demasiados casos de grandes clubes de Serie A pasados al olvido poco después haber llegado a la cumbre.

Se habla mucho de saques con manos o pies, visibilidad, desarrollo… pero lograr la estabilidad económica de ligas y clubes es el reto más difícil.

El Montesilvano, campeón de la Coppa Italia 2018 de futsal femenino. (Vincenzo D’Avino vía divisionecalcioa5.it)

Foto principal: prosports.kz

Autor: Emanuele Risso (en Twitter: @eman_risso)

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Coméntalo! ;)