El Barça exhibe su efectividad ante un Jaén desgastado

El conjunto catalán vence con claridad  por siete goles a uno en su visita a la capital del Santo Reino.

El Jaén volvía tres días después al adaptado Palacio de Congresos abarrotado desde la apertura de puertas. Llegaba precavida la escuadra de Dani Rodríguez, consciente de que el agotamiento físico conformaba un factor a favor para el rival a batir. Así, los catalanes aterrizaban en la capital jienense para intentar sacar provecho del desgaste causado por Inter el miércoles pasado que, tras agotar a Jaén en la segunda mitad con una posesión total, sacaron un empate con cuatro segundos por jugar en el electrónico. Un derroche de euforia para los madrileños; uno de impotencia para los presentes que se marcharon insatisfechos con un Jaén que pecó por perdonar y confiar.

Era también día de reencuentros. Se notó en cuanto Boyis, militante de las filas amarillas durante tres temporadas, y Dídac, el cedido que se convirtió en uno de los hombres clave de la pasada Copa España, pisaron la pista azul y el Palacio les otorgó una ovación ensordecedora. Dos jugadores que hoy debían de sacar tres puntos para seguir la estela de Palma Futsal, colado en el liderazgo a base de buen fútbol sala. Los culés acumulaban tres partidos casi seguidos pero la planificación del calendario les había otorgado más horas que ayudaban a los músculos.

Saltaron con electricidad los dos quintetos. Sin pasos en falso, la verticalidad no faltó en los primeros compases. Dani Rodríguez repitió la estrategia anti-Ferrao: Rafa López salía cada vez que el pívot blaugrana pisara la pista. Un blindaje obligado para un jugador explosivo e imprevisible. Fueron precisamente las piernas de López las que le dieron hiperactividad a la escuadra local durante gran parte de la primera mitad.

Costaba conectar el balón con las manos de los metas. Así, el Barça recurrió a elaborar la posesión con paciencia, confeccionándola metro a metro, pase a pase. Se ayudó el Jaén -otra vez- a la asociación rápida a través de los balones largos, hecho que le condenó a no construir ocasiones claras en casi toda la primera mitad. Todo apuntaba a que la balanza de la espontaneidad haría de las suyas para cualquier equipo y acabó decayendo del lado catalán. Ferrao recibió de Dídac y Rafa López, con una traidora lentitud, soltó la pierna demasiado tarde. El de Chapecó se dio la vuelta y acabó con Espíndola. 0-1. No le bastaría al Barcelona con sorprender una vez: Esquerdinha se sacó desde su propio banquillo un zurdazo alto que dejó al meta jienense mirando la trayectoria de la bola. El Barça alargó la diferencia sin un juego vistoso, crudo por momentos,  pero que se alimentó de los pocos despistes del Olivo Mecánico.

No se ponía el viento a favor del barco del Jaén con la reanudación. Mauricio abandonaba la lucha tras sufrir un doloroso golpe en la rodilla  que le dejaba incapacitado para poder seguir. Pintaba mal las cosas sabiendo que el capitán es el gran músculo de este equipo y que al Barça le gusta probar al máximo la fuerza de sus rivales. Además, una gotera congeló durante 15 minutos el ligero ritmo que acababa de coger el equipo de Dani Rodríguez.

El Barcelona fue un muro. A falta de posesión, hizo motivos para conseguir galones que acreditaran su plena efectividad en defensa. Boyis volvió a sentirse como en sus mejores días en Jaén y, ayudado de los alas, rechazaba todo lo que osaba colarse en el área culé. Si los locales estaban cansados, la constante resistencia aminoraba la concentración que impedía hacer un tanto. El gol se vendía muy caro para Jaén.  Entre tanto, volvieron los de Andreu Plaza a sacar petróleo de donde no hay y Aicardo, con una sutil dejada de Ferrao, hizo de un disparo cruzado un gol que prácticamente sentenciaba el choque.

A pesar del tercero, el Jaén no se agachó la cabeza. Medía los pases, se gustaba en torno a la frontal pero no había remiendo para la magnífica respuesta del Barça, que manejaba el asedio con una comodidad inefable. Pero el juego hizo de las suyas y todo estaba escrito para que el Barcelona diera un golpe de autoridad en la mesa. Dos acciones propiciaron un cinco a cero a favor. Esquerdinha y Lozano, cada uno por su parte, se aprovecharon de los espacios generados por el quinto jugador y marcaron a placer. Míchel, en un gol que daba más honor que resultado, vapuleó a Dídac. No fue suficiente ya que el meta respondió con un gol desde su propia portería. El séptimo lo hizo Adolfo, otra vez con la portería libre. Al Barcelona le sobraban goles y el Jaén los echó de menos desde el primer minuto hasta el último. Se justificó su condición de ser el segundo equipo menos goleado de la competición.

La tabla queda con el Barcelona igualado ante Peñíscola y el Jaén acercándose al límite que le pueda dejar fuera de Valencia 2019. Fue un mal día para dejar de ser invicto.

Ficha técnica

Jaén FS: Espíndola Mauricio, Ramón, Campoy, Carlitos, Bingyoba, Giasson, Brandi, López, Míchel, Iker

FC Barcelona: Juanjo, Dídac, Aicardo, Leo Santana, Boyis, Dyegop, Adolfo, Lozano, Ferrao, Arthur, Ortego, Esquerdinha.

Palacio de Congresos de IFEJA. 4000 espectadores.

 

Imagen: Iván Ballesteros y Pedro J. Chaves / Jaén Paraíso Interior

Autor: Tomás Jiménez (en Twitter: @TomasJimenezSz_

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Coméntalo! ;)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.