VAR: Múnez Carpintero nos cuenta la prueba de la Supercopa

En la Supercopa de España 2018 se produjo un hecho histórico para el futsal: era la primera vez que se hizo uso del VAR, el famoso árbitro asistente de vídeo, una figura controvertida en el mundo del fútbol y que la RFEF encargó probar en el estreno oficial de la temporada 2018-19. En Futsal Corner hemos hablado con Carlos Múnez Carpintero, el árbitro que se encargó del VAR, para que nos cuente en exclusiva cómo resultó el experimento.

¿Cómo fue el nombramiento?

El colegiado madrileño, con el que ya hablamos en esta web, nos cuenta que, lejos de anuncios especiales o llamadas, “todo se hizo con normalidad. Pedro Galán nos envió un correo electrónico con los nombramientos para la Supercopa. Yo, por pertenecer al colegio madrileño, sabía que no podía estar designado para arbitrar así que un poco sí me sorprendió verme ahí”, reconoce. “Siempre hace ilusión que cuenten contigo para algo nuevo y que puede ser trascendente en el futuro”.

“Lo más importante”, nos cuenta Carlos, “es que la prueba salió bien”. Únicamente se realizó una corrección. Eso sí, a la postre, resultó clave: la primera tarjeta amarilla de Gadeia se mostró inicialmente a Ricardinho. Fue Carlos, con la ayuda del video, que manejaba parando la imagen y volviendo atrás a su antojo (recibía la misma señal que cualquier telespectador, la de Teledeporte), quien advirtió a los árbitros principales (Sánchez Molina y Rodrigo Miguel), que la falta la había cometido el ‘13’ y no el ‘10’ interista.

La decisión cobró trascendencia cuando, a tres segundos del final de la prórroga, Gadeia vio la segunda amarilla por una dura entrada y dejó en inferioridad a los suyos en la última acción antes de los penaltis que le terminarían dando el triunfo final. De haberse producido apenas medio minuto antes, posiblemente –aunque esto sea suposición–Jaén habría anotado el gol que le hubiese dado el título. Gracias al VAR no hubo polémica.

¿No hubo más jugadas de VAR?

Pese a que se había advertido que únicamente se revisaría en situaciones de gol o no gol (los llamados “goles fantasma”), conductas violentas o juego brusco no visto por los árbitros principales (tarjetas rojas) o errores manifiestos de identidad (como en la tarjeta de Gadeia mostrada inicialmente a Ricardinho), y pese a que no se atienden a reclamaciones de los equipos, Múnez Carpintero reconoce que ambos equipos pidieron revisiones a lo largo del partido, tanto Inter (“el banquillo pidió revisión por una supuesta agresión de Espíndola a Gadeia que los árbitros no consideraron como tal”), como Jaén (“Dani Rodríguez se acercó alguna vez pidiendo que revisásemos tal o cual jugada”).

Equipo arbitral al completo: Rodrigo Miguel y Sánchez Molina, pareja principal, Múnez Carpintero, árbitro asistente de vídeo y Rabadán Sainz y Delgado Sastre, tercer y cuarto árbitro
Equipo arbitral al completo: Rodrigo Miguel y Sánchez Molina, pareja principal, Múnez Carpintero, árbitro asistente de vídeo y Rabadán Sainz y Delgado Sastre, tercer y cuarto árbitro

Sin embargo, sí que admite que hubo otras correcciones internas, aunque no se vieron de cara al espectador, sino a través de la comunicación interna. ¿Y cómo funciona esa comunicación interna? Carlos nos lo explica:

Los seis árbitros estamos conectados. Los dos del VAR podemos hablar entre nosotros y escuchar lo que decían los árbitros principales pero ellos solo nos escuchan a nosotros si yo, como responsable del VAR, aprieto un pulsador, del mismo modo que funciona un walkie-talkie, para que puedan estar centrados en el partido y no molestarles desde fuera con todo tipo de comentarios”.

Esa comunicación permitió salir al paso con rapidez en una jugada polémica en la que un árbitro (Rodrigo Miguel) dio ley de la ventaja en un agarrón interista que terminó en una nueva falta. Sánchez Molina pitó la segunda, creyendo que no había más. Gracias a esa comunicación rápidamente se le advirtió del gesto de “ley de la ventaja” y se pitaron dos, que resultaron ser la quinta y sexta, por lo que Jaén dispuso de un lanzamiento de diez metros que, de otra manera, no se habría producido.

El apoyo de Velasco Carballo

En sus primeros meses como presidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA) de la RFEF, Velasco se ha encontrado con un difícil toro de lidia: el VAR. Por eso, consciente de la dificultad e importancia que tiene, se personó en el Quijote Arena para apoyar a los árbitros que estrenarían el novedoso sistema en el futsal. “Bajó al vestuario a darnos su apoyo. Habló con nosotros, nos dijo que estuviésemos tranquilos y deseó que ojalá tuviésemos que intervenir lo menos posible”, algo que ha repetido en las muchas entrevistas concedidas: la mejor noticia sería que no interviniese el VAR nunca, ya que lo que se busca es la perfección del árbitro en su toma de decisiones, no a través de múltiples correcciones.

Mirando hacia adelante y tras el éxito de la prueba, los próximos pasos del VAR en el fútbol sala serán la Supercopa de España de futsal femenino (el próximo fin de semana en Navalcarnero), mientras que en la LNFS se busca instaurar en los tramos más importantes de la competición: Copa de España y playoffs.

El VAR, también en el fútbol sala, ha venido para quedarse.

 

Imágenes: LNFS

Autor: Dani López, director de Futsal Corner (en twitter: @gremplu)

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Coméntalo! ;)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.