Las claves de una final histórica

Terminó la Liga Nacional de Fútbol Sala, y con la calma llega el momento del análisis, de ver qué ha aportado tácticamente la final y porque, por quinto año consecutivo, Movistar Inter FS ha conseguido proclamarse campeón, algo inaudito en la historia de la LNFS. Pero entrar en la historia no ha sido fácil, ya que el FC Barcelona Lassa ha competido mejor que nunca.

Cambio de roles en el Barça

La reubicación de Sergio Lozano en el campo ha propiciado que dispute casi toda la final en la posición de cierre, con la tarea tan poco agradecida de defender a un jugador tan corpulento como Elisandro. La ausencia de Tolrá por motivos extradeportivos dejó solo a Aicardo y Joao – dos jugadores sin la presencia física de Lozano − para defender a los especialistas. Lozano, tras sus múltiples lesiones, ha perdido la explosividad de antaño, pero se ha reciclado, convirtiéndose en uno de los jugadores más destacados de la final.

Ferrao ha sido el mejor jugador de su equipo esta temporada. Sin embargo, tras las dos victorias de Inter, Ferrao caía lesionado en los primeros minutos del tercer partido en una entrada a Rafael Rato que acabó con el chapecoense en el hospital por un golpe en la cabeza. En los dos partidos en los que los culés no contaron con el pívot, no solo vencieron, sino que disputaron sus mejores minutos ante Inter.

A raíz de estos datos se ha generado una corriente de opinión. ¿Juega mejor el Barça sin Ferrao? La dependencia y el juego directo ha provocado que su ataque se basase en lanzar balones a Ferrao, con espacios de hasta veinte metros entre el ‘11’ y sus compañeros. Su ausencia provocó mucho juego de cuatro, con un futsal más combinativo, consigiuiendo dominar a Inter en muchas fases del juego, algo que no se había visto hasta entonces.

Los porteros

Tras las rotaciones en cuartos y semifinales, en las que Álex González y Juanjo disputaron partidos importantes, llegó la final. Y llegó la hora de los grandes porteros. Tras tres partidos en los que Herrero y Sedano realizaron grandes intervenciones, llegó el cuarto. Pese a que ganó Barça, si Inter llegó a los penaltis fue gracias a Jesús Herrero, que mantuvo al equipo con paradas de mucho mérito. Y aunque lo pareciera, su compañero no había abandonado la eliminatoria: Álex detuvo el penalti decisivo, el que permitía a Inter ser campeón por quinta vez consecutiva. ¿Suerte? Como muy bien analiza Francisco Tortosa, los penaltis no son una lotería, y ahí Álex se erigió en protagonista inesperado.

Enfrente estaba el mito: Paco Sedano. Tras anunciar que se retiraba, realizó una final épica, sosteniendo a los culés en todo momento, incluida la tanda del cuarto partido que permitía al Barça soñar con lo que nadie ha conseguido: ganar una final a cinco partidos tras comenzar 2-0 abajo. En el definitivo partido de Torrejón se erigió en un muro, como tantas otras veces, demostrando su calidad hasta el último instante. Solo la mala fortuna privó al mostoleño de retirarse con un título. Lo que sí recibió fueel cariño de todo el mundo del fútbol sala, coronado con los gritos de “Sedano, Sedano” que llegaron desde la grada, de parte de la afición interista, tras el final del encuentro.

El agotamiento en una temporada tremendamente exigente

Los dos equipos son los que han disputado, con diferencia, más partidos: 53 encuentros para Barça, 56 para Inter. A los 39 de liga (30 de liga regular y 9 de playoff) y ocho de UEFA Futsal Cup hay que sumar el resto de competiciones: en el caso de Inter cuatro de Copa del Rey, tres de Copa de España, y dos de Supercopa, mientras que Barça ha disputado uno más en Copa del Rey (la final), dos menos en Copa de España (cayó en cuartos) y no disputó la Supercopa de España.

Ese agotamiento ha provocado, pese a las múltiples rotaciones introducidas – especialmente en el caso de Velasco – que los jugadores llegasen al límite: Ricardinho llegó a la serie lastrado por unas molestias que le hizo partir desde el banquillo hasta que finalmente no pudo más y se perdió el quinto y definitivo. Durante este último partido cayeron sucesivamente Esquerdinha, Rivillos (rotura del cruzado), Rafael Rato (rotura del tendón de Aquiles) y Joao.

Demasiados partidos jugándose al 100%, con apenas partidos para dar descanso. La Copa del Rey, torneo donde habitualmente se daban más minutos a los no habituales, ha propiciado tantas sorpresas en los últimos años que los equipos han comenzado a tomársela tan en serio como el resto. La igualdad en la temporada regular, y llegar hasta el final en todas las competiciones disputadas, ha terminado por provocar un ritmo frenético que ha reventado a los jugadores.

El aspecto psicológico

Se dice que la mente del jugador es un factor fundamental, casi tanto como el físico o la táctica. La suerte influye, por supuesto. Un lanzamiento que se estrella en el travesaño es apenas una cuestión de centímetros. Pero limitarlo a eso sería de necios.

Nadie había remontado un 2-0 y Barça estuvo a un penalti de conseguirlo. Se repuso del mazazo de las dos derrotas, y apretó para vencer a Inter, algo que no había conseguido en los siete partidos anteriores. Consiguió dos victorias en el Palau y durante 30 minutos del quinto estuvo por delante en el marcador.

Cada equipo ganó una tanda de penaltis. En ambos casos el ganador fue el equipo que lanzó primero, y el fallo rival llegó, en ambos casos, en el segundo lanzamiento. Las dos veces la tanda se cerró en 3-1, es decir, sin fallo para los locales, que ganaron espoleados por su público. Si vamos más allá, vemos que ambos equipos llegaron hasta allí con la moral por las nubes tras tener que remontar: en el cuarto Inter era campeón a falta de solo 10 segundos y Dyego empató a falta de siete décimas. En el quinto, Inter se repuso a tener el título tan cerca y a un partido en el que parecía imposible batir a Sedano.

Tras la conquista del título, el propio Velasco admitió que quizá era el momento de marcharse. Demostró un agotamiento mental lógico, tras la tercera final consecutiva entre ambos equipos, cada una más difícil que la anterior. Los muchos partidos, la infinidad de títulos conquistados en esta época gloriosa para el interismo, y la cercanía de un cambio de ciclo (con jugadores muy veteranos como Rafael u Ortiz y el caso Ricardinho, entre otras cuestiones) hacen que el técnico toledano se plantee dar un paso atrás.

La temporada 2017-18 acaba de terminar, pero desde las oficinas ya se trabaja en la siguiente temporada. Una vez más el telón de la LNFS echa el cierre, pero volverán. Y será apasionante.

 

Imágenes de Rubén Robles

Autor: Dani López. Director de Futsal Corner (en Twitter: @gremplu)

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Coméntalo! ;)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.