El ejercicio de responsabilidad de García

Tras el segundo partido de la final de la LNFS, los compañeros de Eurosport2 tuvieron la oportunidad de entrevistar a Josemaría García, alma mater y dueño de Movistar Inter. Todos sabemos ya que Ricardinho recibió una oferta tras la final four de la UEFA Futsal Cup para abandonar Inter y las mareantes cifras que se manejan en la misma. Preguntado por la continuidad del astro portugués, el Super, desveló alguno de los detalles de la última reunión que mantuvo con O Mágico.

También comentó que, ahora mismo, tiene la misma información que el resto del mundo sobre este asunto, que es Ricardo quien tiene que decidir qué hacer y que la última vez que se reunieron, el jugador le preguntó si podía hacer un esfuerzo para retenerle. La respuesta del mandamás de Inter sorprendió a propios y extraños por lo concisa y lo tajante; “ni puedo, ni debo, ni quiero.” No se puede decir más en menos palabras.

No puede, porque económicamente significa hipotecar el club por un solo jugador. Ricardo es el mejor, sí. Pero si retenerle implica condicionar los presupuestos de tal manera que comprometes el futuro del club a medio/largo plazo, sería cometer un error mayúsculo. El éxito de Inter no debe estar condicionado a una sola pieza de la plantilla.

No debe, porque, como bien explica el propio García, sería sentar un precedente peligroso en el vestuario. No debe tratarse a Ricardinho de manera diferente al resto. Por poner un ejemplo, Gadeia se ha convertido en un jugador importantísimo desde su vuelta y, no por eso, se le renueva cada año. Entrar en esa espiral con un jugador, por importante que este pueda parecer, tiraría por los suelos la estabilidad del club, ya que todos tendrían sus razones para llamar a la puerta de la dirección para pedir un aumento de sueldo en un momento u otro de la temporada.

No quiere, porque todo este asunto parece ser algo recurrente cada año. Es la tercera temporada consecutiva en la que los rumores de que Ricardinho salga de Movistar Inter son intensos. Ya se hizo un esfuerzo desde la dirección del club la temporada pasada para ampliar su contrato -y su sueldo- hasta 2020. Aún así da la sensación de que en los deportes, solo se firman contratos para que los cumplan los clubes. Que los jugadores están por encima de todo

En definitiva, como aficionado al fútbol sala, quiero que Ricardinho juegue en nuestra liga. Es el mejor del mundo y es sinónimo de espectáculo partido tras partido. Como aficionado de Inter -sí, soy interista de corazón y abonado- también quiero a Ricardo en el equipo. Deseo que siga aquí. Pero no podemos, no debemos y no quiero que sea a cualquier precio. El club está y debe estar por encima de cualquiera de los jugadores de la plantilla y, Josemaría García, ha ejercido su responsabilidad en este asunto. Ha asegurado que Inter no hipoteque su futuro por un solo jugador. Parafraseando al propio García, “si Ricardinho decide irse, se le abrirá la puerta de la que es su casa. Los interistas nos quedaremos jodidos, pero con la cartera llena.”

Autor: Rubén Robles Alonso (@MrRobles21).

Imágen destacada y fotos: Rubén Robles Alonso.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Coméntalo! ;)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.