Cádiz acogerá la Copa de FSF

El martes 24 de abril, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) eligió a Cádiz como sede de la Copa de España de Fútbol Sala Femenino de este año que tendrá lugar entre el 8 y el 10 de junio en el complejo deportivo Ciudad de Cádiz.

Lo primero, reconocer el esfuerzo del Cádiz FSF, un equipo recién ascendido que ha luchado hasta el final por mantenerse pero que no ha conseguido hasta día de hoy más de dos empates. Aun así, en estos momentos difíciles, ha decidido invertir tiempo y dinero en preparar en poco más d un mes  el acontecimiento del año para el Fútbol Sala Femenino, y eso es de agradecer. Cádiz, tanto el equipo como el ayuntamiento  de la ciudad y demás sponsors, han estado elaborando un proyecto desde hace tiempo para acoger dicha Copa y lo han presentado dentro del plazo que acababa el 1 de Abril. Han apostado por ser la imagen de un deporte que tiene que seguir creciendo, porque nivel y calidad no le faltan para hacerlo.

Hasta aquí todo correcto, el problema viene cuando la RFEF pone como norma a la hora de disputar la Copa de España que en vez de jugarla los ocho primeros equipos, sean los siete primeros y el anfitrión, supongo yo que sea como aliciente para organizar dicho evento. Sin desmerecer al conjunto gaditano, esta decisión carece de cualquier sentido y en cualquier otro deporte nos parecería de locos que esto ocurriera. ¿Se imaginan que en la pasada Copa LNFS, el Plásticos Romero Cartagena se hubiera quedado fuera después de luchar en la primera vuelta y que hubiera entrado en su defecto cualquier otro equipo de Madrid? Pues en el fútbol sala femenino es lo que pasa.

Todos  los equipos sabían de dicha norma a principio de temporada, ya que viene siendo habitual en este formato de Copa, sin embargo hasta hace dos días, no se sabía la sede, es decir, que a falta de solo cinco jornadas, los equipos que llevan luchando casi toda la liga por el último puesto de copa, ven truncado su sueño y su lucha de ocupar dicha plaza porque la va a ocupar, en este caso, el colista. Así que señores de la RFEF, explíquenles ustedes ahora al AE Penya Esplugues que ocupa la octava plaza con 36 puntos, que no le sirve para nada y que tiene que intentar alcanzar la séptima que ocupa el Poio Pescamar FS. O bien díganles al Móstoles FSF y al CD. Leganés FS, que se encontraban a tres y a cuatro puntos del conjunto catalán, que ahora tienen que llegar hasta las gallegas, a falta de cinco jornadas, vuelvo a repetir, por si no se habían dado cuenta. Este tipo de normas son las que hacen que cambian planes y proyectos en los equipos, que habían peleado hasta ahora y que se van a quedar a las puertas de la Copa.

En conclusión, no quiero desmerecer la labor del Cádiz FSF por apostar por este deporte y por hacerlo de forma tan precipitada y con el tiempo pisándoles los talones, pero no es, lógico, justo, normal (llámenlo como quieran) que exista ese trato de favor hacia el anfitrión y mucho menos que este no se conozca hasta casi final de temporada, ya que tira por la borda toda la temporada de muchos equipos. Si queremos que el Fútbol Sala Femenino se respete, se vea y se empiece a hablar de él, está claro que así no lo vamos a conseguir y seguiremos siendo un deporte pequeño cuando tenemos unos equipos y unas jugadora, demasiado grandes para él.

 

Imagen principal: Portal de Cádiz

Autor: Alba Herrero (Twitter: @AlbaHeAl)

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Coméntalo! ;)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.